UA-49366553-1

lunes, 2 de junio de 2014

GALAYOS - Peña del Águila - Sulayr / Tiempos de cambio

SULAYR / TIEMPOS DE CAMBIO o 

Nos preparamos para un fin de semana interesante el la Peña del Águila. Dan buen tiempo, el compi y yo estamos a tope de ganas y tiramos para allí. Pero como todo en esta vida a veces las ganas no son suficientes y falta en algunos casos (como es el mio) técnica y menos caquita. Resumiendo, aquel que habiendo llegado a este blog espere una crónica cimera, hoy no es día. Obviamente por mí, no por mi compi que el pobre se quedó con ganas de disfrutar más aún.

Tras pernoctar en la plataforma con un cielo estrellado colosal, madrugamos y a las 8 a.m. estamos de camino. Nuestra aproximación no fue ideal y tardamos un poco más de lo deseado.






La imponente Peña del Águila, como siempre la foto no hace justicia a su colosal magnitud

Preparamos el fabuloso vivac y descendemos hasta pie de la Sulayr. 
El compi habiendo repetido ya esta línea decide empalmar L1 y L2 quedando un largazo de cincuenta y pico metros dividos en un diedro fisurado de V+ aprox, hasta llegar a un techo en el que saliendo de él, te encuentras con la perfecta y vertical fisura de unos 25 metros ideal para camalots del 1 y agún otro superior e inferior pero todo muy ajustado.
Viendo al compi me creo hacer a la idea de lo que me espera, pero nada más lejos de la realidad. Lo hace demasiado fácil siendo para nada así y tras llegar dignamente al techo previo a la fisura, comienza el suplicio.
En estás fisuras con defenderse no vale, es un 6b+ que te revienta desde el principio y mira que es larga la jodida. Total; que tirando de los cacharros y usándolos para progresar, llego exhausto a la nuestra R2.
El compi sabiendo de mi sufrimiento y conociendo lo que espera por arriba me pregunta si nos bajamos, me lo pienso y doliéndome en el alma le digo que sí, tanta verticalidad y no haber escalado el libre casi nada de la magnífica fisura me echa pa´ atrás. Otra vez será. Al menos se lo que me espera en caso de volver.






Tras el rápel, nos damos un descanso comemos algo y sacamos unas fotos con las maravillosas vistas que nos depara el lugar.



Domingo, segundo día, y tras una noche de frío pero que muuucho frío con rachas de viento que casi nos hacen volar en parapente inflando el saco, despertamos sin madrugar demasiado y le damos al primer largo de Tiempos de cambio, pues tenemos que volver para Madrid con algo de prisa.


Este primer largo de V+ comienza con una entrada durita para ser V+, y luego suaviza hasta un cruce a una laja a derechas a la que hay que cambiarse, se progresa en bavaresa y con empotres para llegar a un techo en el que con paso atlético se supera y se llega a una fisura con cositas por fuera para los pies, lo cual a mi me ayuda mucho.
Larga fisura de empotre de puños que va tendiendo a derechas para salir a unos pasos de regletas en los que hay que cambiar el coco. Al igual que el día anterior sufrí como un desfraciado, en esta ocasión disfruté de lo lindo. A pesar de las mejores sensaciones tanto físicas como mentales tenemos que rapelar y carrilearnos porque vamos justo de tiempo y no pretendemos ir a la carrera.





Quedando con sabor agridulce por el mal primer día, y por dejar a mi compi con ganas de más, volveremos en otra ocasión a tomar la revancha amistosa a esta pared que me ganó por goleada.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada